Diccionario de etiquetas orgullosas

Este mes las siglas LGBTIQ+ van a resonar cual batucada.  Y es que, cada día, 

la palabra diversidad es más diversa y engloba más etiquetas que un supermercado: cisheteronormativo, no binario, genderfluid, bifobia, queer… hasta el punto de que, con tanta etiqueta, lo normal es hacerse un lío de no te menees.

Por eso hoy, para que no te quedes con cara de chupar limones cuando escuches un nuevo término…  te hacemos un repaso ‘a lo sencillo’ (sin ánimo de ser exhaustivos, sin ganas de ofender a nadie), de etiquetas orgullosas y sin filtros.

Diccionario de etiquetas orgullosas - más allá de LGBTIQ+

Las piezas básicas del ‘lego’:

  • Sexo biológico/asignado al nacer. Lo que el médico le dice a tu madre que eres cuando naces según tus genitales, hormonas, genes…  
  • Género. Lo que la sociedad/cultura/historia espera de nosotros por haber nacido con pene o vagina (‘masculino’ vs. ‘femenino’).  
Durante mucho tiempo se asumía sexo = género (hombre = masculino; mujer = femenina), pero nanai.  Vamos a hablar de identidad sexual, por un lado, e identidad de género, por otro.  Hagamos doble click:

Básicos del arcoíris de la identidad u orientación sexual:

Según tu sexo biológico y por quién sientas atracción afectiva, romántica o sexual, encontramos personas: 

  • Heterosexuales. Que siente atracción exclusiva hacia personas del sexo contrario. 

  • Homosexuales. Que sienten atracción exclusiva hacia personas del mismo sexo (gays, lesbianas, maricones, bolleras, …) 
    • Homofobia y lesbofobia. Cualquier forma de discriminación (consciente o inconsciente) hacia las personas homosexuales 
    • Homofobia interiorizada. El rechazo o no aceptación de la propia homosexualidad o alguna parte o expresión de la misma (consciente o inconsciente). 

  • Bisexual. Que siente atracción hacia personas, independientemente de su sexo. 
    • Bifobia. Discriminación a las personas bisexuales. 

  • Asexuales. Que no siente atracción ninguna. 


Otra tanda de básicos, pero ahora del crisol de las identidades de género

Según tu expresión (cómo te comportas vs. qué espera la sociedad de ti) o identidad (cómo te identificas) de género (remember; lo que se considera ‘masculino’ o ‘femenino’) encontramos personas: 

  • Cisgénero, personas en las que su identidad de género y sexo asignado al nacer coinciden (ej. el médico dijo que nací chico y me identifico con un rol ‘masculino’)
    • Cisheteronormatividad. todo lo que implica considerar como lo “normal” (frente a lo ‘no normal’) la heterosexualidad y a las personas cisgénero. 
    • Masculinidades tóxicas. Las distintas formas en la que nuestra sociedad/cultura ha establecido cómo debe ser un hombre a lo largo de la historia… y que tienen un impacto negativo en la sociedad o en la persona misma. Por suerte, esto va evolucionando.

  • Trans, personas cuya identidad o expresión de género no coincide con el sexo biológico que les asignaron al nacer 
    •  Transfobia. Cualquier forma de discriminación hacia las personas trans.   

  • No binarias, tooodas aquellas que no se identifican exclusivamente, con un único género. 
    •  Agénero. Que no se identifica con ninguno de los dos géneros binarios. Ni señora, ni señoro. 
    • Género fluido. Que su identidad de género cambia por momentos y etapas. 
    • Bigénero. Que se siente dentro de los dos géneros binarios (parte femenino y parte masculino). 
    • Trigénero.. que se siente parte femenino, parte  masculino y también de un tercer género (que puede ser género neutro o un rebujito de los tres). 
    • Pangénero. Que se identifica con todos a la vez. 
    • Genderqueer o non-conforming. Que no se quiere identificar con las etiquetas de género binarias.

Y… todo lo que no cabe en las siglas LGBTIQ+: polisexualidad, demisexualidad, sapiosexualidad… Y las que nos quedan. Porque con una diversidad cada vez más flexible y visible, este diccionario no podría poner aquí su punto y final.

Etiquete-te-tándote con orgullo

Que sí, que lo de las etiquetas es un lío.

Hay quien las rehúye como el agua y el aceite y se siente más libre sin ellas  


Hay quien las necesita para sentir orgullo de pertenencia, cimientos o flotadores a los que sujetarse mientras aprende a nadar en el mar del auto-conocimiento.

Seas de la opinión que seas, las etiquetas tienen su función:

  • Porque lo que no se nombra no existe, y no hemos llegado hasta aquí a base de ocultar realidades que por fin tienen nombres y apellidos. 
  • Porque “solo” son una forma de encontrar territorios comunes y seguros, experiencias compartidas y una comunidad que te acoge con los brazos abiertos. 
Puede que en un futuro podamos dejar las etiquetas para el supermercado porque no las necesitemos más. Pero hasta entonces, seguiremos sacando del armario y celebrando toda nueva realidad que antes no podíamos ni sabíamos nombrar. 

PD: El post de esta semana viene patrocinado…  Por nada más y nada menos que nuestras etiquetas favoritas. Las que se te quedan grabadas en la piel, a fuego, porque van gritando a los cuatro vientos “maricón”, “putón verbenero”, “pibonéxico”…  Literalmente.

Hasta el 10 de julio, vuelven nuestras calcomanías con ilustraciones LGBT, gratis, en todas las compras superiores a 29,95€ (hasta que se nos vuelvan a acabar). Para lucir en la piel lo que quieres que te digan a la cara.

We do cool right,
Siwon

Related Posts

Amor propio y autoestima playera: ¿en el ADN o se entrena?
Por mucho que ahora esté de moda el body positive y el celebrar nuestros cuerpos de verano tal y como nuestras madres...
Read More
Manual de vacaciones #SinFiltros
El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra… pero es que tú y yo nos comemos de morros el...
Read More
Anticonsejitos pa’l mal de amores y corazones partíos 💔
Resulta que hace 12 años, algún alma en pena tuvo la brillante idea de que, si existía un día para celebrar el amor, ...
Read More