Reseteando el router... Como hacer on (y off) de tus responsabilidades

La vida te agobia, la rutina te estresa, el caos te rodea por todas partes… y tú solo quieres desconectar, evadirte y dejar aparcadas las responsabilidades…. Al menos un rato. Necesitas -y más en una época de confinamientos y cierres perimetrales - escaparte, aunque no puedas salir por la puerta, no porque no quepas, sino por precaución y salud mental.

Hay quien escucha chill-out, otros escriben, alguno se dan una ducha calentita o hace meditación trascendental, conectan con su chi... las maneras son muchas, pero la filosofía es la misma: recargar pilas con momentos para tu culto al ego que cunden más que lo que cuestan. Bienvenido a la filosofía hygge.

Hygge: más que una actividad, una actitud vital.

El hygge viene de Dinamarca. El “hygge”. ¿Ein? ¿Y eso que son, higos daneses? No, el hygge es cualquier cosa que te haga feliz, aunque solo sea por un momento. Sucede que la ONU calificó a Dinamarca en 2012 como el país más feliz del mundo. Porque practican el hygge. A diario. Se toman la vida como un hygge total.

Vale… ok… ¿de qué va eso entonces?

Tiene que ver con ‘portarse bien con uno mismo’ y darse caprichos: consentirse, pasar un rato agradable y no negarse nada ni castigarse por ello:

  • El típico ejemplo para los daneses es pasarse una tarde de invierno delante de la chimenea, con una manta gorda, un chocolate calentito y tu perro lanoso a tus pies mientras lees un libro y tienes música de fondo relajante… eso es el hygge para ellos.

gif
  •  Pero   vamos, que tomando prestada la filosofía y a falta de chimenea en tu piso compartido, a ti te puede valer un donut de chocolate, una siesta con batamanta y la peli mala de Antena 3 de los domingos. Eso se parece más al hygge patrio…

Lo que toda la vida se ha llamado tumbarse a la bartola, hacer un paréntesis o un momento para ti… pero la clave es ‘hacerlo a posta’ porque te apetece disfrutarlo y sin sentirse mal, sino todo lo contrario.

Principios básicos para un momento hygge que funciona y recarga.

Pues eso, entendiendo que a unos les mola tumbarse a la bartola, otros son más de juegos de mesa una tarde con colegas, otros de tomar el sol en un parque… sabiendo que los planes cambian para cada uno, hay una serie de principios que te aseguran sacar el máximo provecho de ese ratito gustoso de hygge.

1. Resérvate y protege ese tiempo para ti

Di que has quedado y no permitas planes justo antes o justo después, que si no vas a ir con prisas. Apúntatelo si quieres en la agenda… pero no permitas ni que bajar a por el pan o echarles un vistazo a las lentejas se pongan en medio y te interrumpan tu ratito Zen.

2. Bloquea el ruido a tu alrededor

‘Durante’ ese rato, mejor móvil apagado, que a tu madre ni a nadie se le ocurra encender la aspiradora y cualquier otra notificación también quitada (del ordenata, de Alexa o de la cafetera). Solo ruidos elegidos por ti y tu playlist (si pudieras evitar hasta los anuncios… sería ya de matrícula).

3. Cúrratelo contigo mismo

gif

Prepáratelo bien: que si una vela en la bañera, musiquita que te haga mover la cabeza de lado a lado, tu comida favorita en la puerta de tu casa (se supone que hacerte algo rico tú mismo suma puntos de hygge… pero sabemos que tienes opciones muy dignas y llenas de chocolate a golpe de click), tu tiempo escogiendo una peli mala… la preparación es clave para disfrutar a saco de lo que viene.

4. Modo gozadera ON

R E C R E A T E. Aunque suene un poco happypower, piensa en lo a gusto que estás, en la suerte que tienes y húndete en la sensación de tiki tiki. Olvídate del qué tienes que hacer después o todas las cosas que te esperan sin resolver en el curro porque en ese momento solo hay un protagonista y eres tú, saboreando tu momento de culto al ego.

5. Modo repeat en bucle

El modo maestro yoda ocurre cuando el hygge es parte de tu vida y ocurre a diario. Pero no pasa nada y puedes ir poco a poco si acumulas más estrés que el peluquero de las Kardashian. Mínimo que negocies (contigo mismo y con tu alrededor) un rato semanal para empezar a sentirte en paz contigo y con el resto. Con el hygge, las repeticiones cuanto más largas y frecuentes, más placenteras (y no como con los burpees).

Recomendación final

Ya sabes que a nosotros en Siwon nos flipa acompañar tus momentos de disfrute con nuestra mandanguita que se adapta a ti. El mejor ejemplo es nuestra Heroes' Recharging Mask: nuestra mascarilla facial recarga-pilas, pensada para ese domingo en casa donde recibes todo lo que te has ganado durante la semana. Píllatelas para coronar un momento hygge de los gordos.

Siwon

We do cool right

Related Posts

Desmontando mitos... el retinol
Con la cosa de que hemos lanzado nuestra crema pro-edad WOWYOUNG, nos ponemos a repasarte los básicos de un todoterre...
Read More
Introducing WOWYOUNG: la crema pro-edad
“Y un día, alguien por la calle me llamó ‘Señor’ y entonces en ese mismo momento dejé de ser joven”. Anónimo. Siwoner...
Read More
Septiembre aún es verano: seis planes para exprimirlo al máximo
Estamos en ese momento del año donde dos facciones irreconciliables vuelven a la batalla: ¿se puede considerar verano...
Read More